La reforma chilena II

Continuamos con las características del sistema de pensiones implementado en Chile en 1981. Señala el ministro Piñera:

● Para la transformación de los ahorros previsionales en pensiones de vejez, cada imponente podrá elegir libremente entre dos vías. La primera consiste en utilizar el ahorro acumulado para comprar, en una compañía de seguros, una pensión vitalicia mensual, que cubra además a las personas dependientes en caso de muerte. Esta renta tendrá las características generales de un seguro, y contará con una garantía estatal. La segunda es el retiro programado, que consistirá en mantener sus ahorros en una de las administradoras ya descritas, y efectuar retiros mensuales. El monto de los retiros no podrá exceder una cierta cifra que permita disponer de fondos suficientes durante la vida del afiliado.
● Desde un prisma de justicia, el nuevo sistema no estaría completo si no considerara la existencia de un piso mínimo para las pensiones de quienes han trabajado una parte significativa de su vida. Por esta razón, se define la pensión mínima de vejez, a la cual tendrán derecho los afiliados y sus dependientes, en las proporciones adecuadas, siempre que cuenten con los requisitos de edad actualmente vigentes y que hayan efectuado a lo menos veinte años de cotizaciones efectivas.
● Los afiliados a los regímenes previsionales actuales podrán permanecer en ellos, con todos los derechos y beneficios inherentes a cada uno, o podrán optar por cambiarse al nuevo sistema. Quienes opten por el cambio recibirán, de parte de las actuales instituciones de previsión, un bono de reconocimiento, expresado en dinero, intransferible, pagadero en la fecha en que se cumplan los requisitos de jubilación, y representativo de los períodos de cotizaciones registrados en ella. Tendrá derecho a dicho bono toda persona que al menos cuente con 12 meses de cotizaciones en los últimos cinco años. 
● Todo trabajador independiente, que así lo desee, podrá afiliarse al nuevo sistema cotizando para pensiones y para el seguro de invalidez y sobrevivencia. 
● La reforma tendrá consecuencias. En lo económico, canalizará el ahorro previsional de los trabajadores hacia actividades productivas rentables para el país, elevando aún más la tasa de crecimiento de la economía. Asimismo, contribuirá a elevar el ahorro y la inversión, dando un decidido impulso a aquellos proyectos que requieren financiamiento estable, como la inversión en infraestructura y en la construcción de viviendas.
En lo político, ampliará drásticamente los márgenes de libertad individual, la cual, junto con la participación en la base social y el progreso económico, constituirán barreras infranqueables para el comunismo. Además, al establecerse beneficios proporcionales a los esfuerzos, desaparecerá una enorme fuente de poder estatal y de discrecionalidad, con sus secuelas inevitables de demagogia y politización. 
 
 
DMS