Gazapos mercantilistas

Los gobernantes latinoamericanos tienen la firme convicción de que las exportaciones enriquecen a la sociedad, mientras que las importaciones hacen lo contrario. En consonancia, sus medidas comerciales disuaden las importaciones y estimulan las exportaciones. 

Ese mercantilismo –tema de la columna anterior– tiene tres problemas fundamentales. 1) Plantea el comercio en términos de la Nación (país), cuando es obvio que el comercio es ejercido estrictamente por individuos, muchos de los cuales viven en distintos países. 2) Plantea la riqueza de la Nación en términos de la cantidad de oro y plata acumulada a través de la diferencia entre exportaciones e importaciones, cuando se sabe que la riqueza está constituida por los bienes y servicios que los seres humanos intercambian; que logran disponer para su consumo. Por lo tanto, cuanto mayor sea la diferencia entre exportaciones e importaciones, sin que medien otros flujos financieros (los veremos en futuras columnas), menor es la riqueza de la sociedad. 3) Está fundamentado en una contradicción matemática: es prácticamente imposible aumentar las exportaciones y reducir las importaciones al mismo tiempo, porque, ignorando los flujos financieros ya mencionados, las exportaciones siempre serán iguales a las importaciones (Exp = Imp), en términos monetarios. 

Para demostrar este último punto, empecemos con lo que sucede en el plano individual. En el sistema de especialización e intercambio, cada individuo produce uno o pocos bienes y obtiene todos los demás que consume mediante el proceso de intercambio. En este proceso, Juan envía el bien X a Miguel, y, a cambio, Miguel le envía el bien Y. Juan exporta X e importa Y; Miguel exporta Y e importa X. La ubicación geográfica de ambos es irrelevante, pues exportar es deshacerse de algo; importar es lo contrario. Ahora, en términos monetarios, las exportaciones de Juan siempre serán iguales a sus importaciones; si exporta bienes por $1.000, solo podrá comprar (importar) bienes por $1.000. ¿Qué pasaría si Juan exportara bienes por $1.000, pero solo aceptara, a cambio, bienes valorados en $500? ¿Incrementaría su bienestar?

La igualdad postulada (Exp=Imp) implica que el mejor estímulo para las exportaciones son las importaciones. Ilustrémoslo con una anécdota. John Brown, quien vive en la costa caribeña, tiene un sembradío de cocos y una tienda donde vende artesanías y otras cosas. Un día, llegó un estadounidense quien le dijo que estaba interesado en los cocos para su negocio en la Florida, EE. UU., y que a cambio le enviaría unas batas muy bonitas que a los turistas les gustan. Se pusieron de acuerdo. John Brown le exportaba cocos al gringo e importaba las batas. Un día, el gobierno decidió proteger a un productor nacional de una mala imitación de las batas y prohibió la importación del señor Brown. Así, el gringo ya no pudo comprar los cocos. La traba a la importación significó la muerte de la iniciativa exportadora.

 
 
DMS